por

04/04/16

Tags:
, , , , , , ,

Sigue a David Cano en:

LinkedIn Twitter Web

Siglas para ampliar un balance 2.0, por David Cano

En enero del pasado año, con ocasión de las nuevas medidas anunciadas por el BCE, escribí en esta misma sección un artículo que titulé “Siglas para ampliar un balance”. Y es que las distintas herramientas que han ido creando los bancos centrales desde el inicio de la Gran Recesión tienen en común, además de su heterodoxia y de la ampliación del tamaño del balance que implican, nombres más o menos largos que hace recomendable acortarlos mediante el uso de acrónimos. El BCE acaba de anunciar dos nuevas (TLTRO II y CSPP), lo que nos lleva a repasar la lista tanto de las vigentes como de las ya extintas, así como distinguir entre lo que es y lo que no es Quantitative Easing (QE).

Esquema 1. Política monetaria no convencional

Política monetaria no convencional

 

Este artículo pretende ser una descripción de todas ellas sin entrar en el debate sobre si están resultando útiles o no. Pero no puedo resistirme y debo apuntar que en mi opinión están siendo útiles y que precisamente por eso el BCE anuncia nuevas medidas. Si el BCE no hubiera desarrollado las VLTRO es posible que ahora el Área euro no existiera. Sin las TLTRO la recuperación económica de la UME sería más débil y sin el PSPP el coste al que se estarían financiando tesoros como el español, el portugués o el italiano sería muy superior al actual, dificultando así la recuperación económica. Y la UME en general, y España en particular, no habrían contado con el viento de cola que ha supuesto la intensa depreciación del euro, revulsivo para las exportaciones.

Gráfico 1. Evolución del tamaño del balance del BCE

Tamaño balance BCE

Tras esta introducción comienzo con la enumeración de las herramientas no convencionales, no sin antes analizar las convencionales. Como es sabido, los bancos centrales compran bonos en la instrumentación más tradicional de su política monetaria, pero esta adquisición es mediante operativa repo, esto es, con un pacto de venta. La gran diferencia entre las operaciones de financiación tradicionales de un banco central y el QE, es que en este segundo las compras son a vencimiento (outright), es decir, el banco central asume el papel de inversor. Lo que hace con las operaciones repo es prestar dinero a los bancos y, normalmente, sólo por el importe del coeficiente de caja[1]. En el caso del Área euro este es, desde finales de 2011 del 1% (antes, del 2%) y con él, el BCE crea un déficit estructural de liquidez de algo más de 110.000 millones de EUR que satisface mediante las subastas semanales o MRO (Main Refinancing Operations).

Siga leyendo el análisis de David Cano en el número de abril de 2016 de la revista online de mercados TraderSecrets. 

[1] De forma más técnica, el coeficiente de caja crea un déficit estructural de liquidez que el banco central satisface mediante la inyección de liquidez a corto plazo.

 

(FOTO: flickr.com, Juanedc)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.