por

05/08/14

Tags:
, ,

Sigue a Miguel Pareja en:

LinkedIn Twitter

Probable continuidad correctiva en agosto, por Miguel Pareja

analisis-sectorial

24 meses, dos años si lo prefieren, llevaba el sector de empresas constructoras europeas sin cerrar por debajo del mínimo del mes anterior. ¡Casi nada! La vela de junio suponía, como señalábamos en varios sectores, un claro toque de atención por las connotaciones de pérdida de inercia alcista. Y la de julio, sin duda, ratifica el cambio en la dirección del viento (precio). El movimiento correctivo del sector es un hecho. El tiempo dirá el grado o recorrido bajista de dicha fase. Tal vez se trata sólo de descenso puntual para llevar al precio hacia la tangencia con la directriz alcista de los dos últimos años, primera zona de apoyo. O, en cambio, sea el inicio de un proceso más profundo, en dimensión y tiempo. Lo que parece claro es que a tenor de la señal de debilidad, lo coherente sería mantenernos al margen del sector y, obviamente, de la mayoría de acciones que lo integran. La subida acumulada es más que importante y sabemos que las correcciones, de forma general, como mínimo ajustan el 38% del movimiento previo. Razón más que suficiente para ser prudentes.

Dieron el susto al comienzo del mes, pero finalmente no se produjo aceleración bajista en el sectorial de bancos europeo. La zona inferior del lateral donde viene moviéndose durante 2014, y que recordamos prácticamente coincide con el rango del mes enero, ha sido respetada. Seguimos sin la confirmación de giro que permita decantar el análisis hacia el lado bajista de forma contundente. Así lo avala el chart mensual del sector.

Sin embargo hay aspectos que invitan a la inclinación correctiva. Para llegar a esta conclusión nos apoyamos en el chart comparado de sendos índices bancarios, ya saben, incluyendo o no dividendos abonados. En primer lugar, la divergencia bajista acontecida en junio cuando uno superó máximos previos y otro no le siguió. Y, en segundo lugar, el modo en que se han movido las últimas semanas. La forma es importante porque nos da pistas de la estructura que tenemos delante. Las velas de la semana del 7 de julio de ambos índices marcan el final de un tramo a la baja con inicio en los máximos de junio y final por debajo del mínimo relativo de mayo. A partir de ahí, rebote con tintes de ser eso, un mero rebote que podría tratarse de un ascenso para marcar un nuevo máximo relativo decreciente. En este mecano de piezas, la responsabilidad va a recaer sobre el mínimo de julio.

Perforarlo supondría una aplastante señal bajista, con la consiguiente presión sobre  los índices generales, especialmente tipo Ibex 35 o EuroStoxx 50 donde el peso de los bancos es más que considerable. El foco de atención para agosto ha de estar, sin duda, situado en ambos mínimos tal y como se señala en el chart. Ellos nos dirán si estamos en lo cierto o no y la corrección se acaba materializando.

No sólo se respira ambiente correctivo en construcción y bancos. Otros sectores, con notable protagonismo durante la reciente fase alcista, han dejado evidentes señales de agotamiento en julio. Sectores industrial y asegurador…

Siga leyendo el artículo de Miguel Pareja (con sus gráficos) en el número de agosto de la revista online gratuita TraderSecrets.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.