Frontier investments: Nigeria, por Javier Hombría

nigeria

En cada cita mensual en Trader Secrets procuro introducir algún concepto sobre inversiones (en el número 13 me referí al turnaround investment por ejemplo). En esta ocasión les acerco al frontier investment, otro tipo de inversión que exige mucho trabajo, conlleva un alto riesgo pero también la posibilidad de altísimas rentabilidades

Bueno, ¿y qué es el frontier investment? Es un paso más allá en la inversión en mercados emergentes. Es la inversión en países que están en niveles de desarrollo por debajo de nombres conocidos como Brasil (ver Trader Secrets nº 20), China o México. No existe un criterio establecido sobre qué países podrían considerarse frontier pero podríamos señalar algunas características comunes:

. Un sistema político con una estabilidad frágil, ya sea por la existencia de una democracia joven o por la ausencia de sistema democrático.

. Ineficiencia del sistema jurídico.

. Infraestructura pobre.

. Bajo desarrollo económico.

. Potencia demográfica.

. Abundancia de recursos naturales.

. Dificultad para invertir en sus mercados de capitales.

Nigeria: potencia africana.

Uno de estos países frontier es Nigeria. Si en el norte de África la potencia es Egipto, en África central lo es Nigeria. Séptimo país más poblado del mundo (174Mn de habitantes), con unas reservas energéticas muy importantes (35.000Mn de barriles) y el inglés como idioma oficial, Nigeria tiene grandes posibilidades, como demuestran los cuadros 2 y 3: crecimiento anual de su PIB y su potencial demográfico, que se refleja una jovencísima población.

nigeria 2

¿Y cuáles son sus riesgos? El principal es la inestabilidad del país. Existen zonas de Nigeria (el delta del Níger y el sur rural) donde el control estatal es muy débil y hay graves problemas de seguridad (como la reciente irrupción del grupo terrorista Boko Haram demuestra). A esto hay que unir la juventud de su sistema democrático (el país dejó de ser una dictadura militar en 1999).

Otro de los riesgos es que sufra el llamado mal holandés: este mal se produce cuando un país con amplios recursos naturales no logra desarrollar una economía industrial o de servicios ya que lo “fácil” es explotar esos recursos. Con más de un 30% de su PIB generado por el sector energético (como referencia, en España el inmobiliario llegó a ser un 12% en la burbuja) es evidente que ahora mismo Nigeria sufre este problema.

La pregunta es si, conforme su economía crezca, el país podrá desarrollar otros sectores o veremos una situación similar a países como Venezuela o Arabia Saudí. Con un 23% de desempleo, está claro que la economía nigeriana no está desarrollando todo su potencial.

El sistema bancario: clave para el desarrollo.

Aunque los banqueros no sean muy queridos hoy en día (no sé si lo han sido alguna vez), lo que no se puede negar es que la existencia de un sistema bancario desarrollado es la clave para el crecimiento de un país. Sin él el ahorro no se fomenta, las empresas no encuentran la financiación necesaria para crecer, y se pierden incontables horas en trámites burocráticos.

Mi razonamiento es que, si soy optimista respecto al futuro de Nigeria, debería centrarme en el sector bancario, ya que éste será el principal beneficiario de que “se hagan las cosas bien” en el país. Por tanto deberé empezar mi análisis por conocer en su estado actual.

Al sistema bancario nigeriano aún le queda un largo camino en cuanto a su capacidad de distribución. Según las estadísticas del Banco Mundial, menos de un 25% de la población está bancarizada y el porcentaje de empresas que tienen acceso a financiación bancaria no llega a un 5%.

Pues aún con este bajo nivel de desarrollo, Nigeria sufrió una fuerte crisis bancaria en 2009, al mismo tiempo que el resto del mundo.

Las crisis bancarias son inevitables.

Esto es algo que tenemos que tener claro. Las crisis son inevitables. La gente tiende a engañarse a sí misma y pensar que la vacas seguirán estando gordas. Podemos prepararnos para ellas como la hormiga de la fábula, pero no podemos evitarlas como evento macroeconómico.

Como todas las crisis, vino precedida de un período de euforia: en el período 2002-2008 la Bolsa nigeriana multiplicó por diez su capitalización, con el sector bancario representando un 70% de ésta. En 2008 el mercado nigeriano cotizaba a 58x beneficios.

Siga leyendo el artículo de Javier Hombría en el número de julio de la revista gratuita online TraderSecrets.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.