CARTERA DE FONDOS DE INVERSIÓN PARA LOS MESES DE JULIO Y AGOSTO (2019)

CARTERAS DE CARA AL VERANO: “FUE IRTE TÚ, Y COMENZÓ LO MEJOR DE LA NOCHE”.

 “La ilusión es una ilusión. La realidad siempre existe a pesar de la fachada.”

 El pasado mes de junio señalamos cómo el mero hecho de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos-Jerome Powell– insinuara la posibilidad de que esta Institución monetaria pudiera bajar los tipos de interés de referencia en su reunión de este mes de julio,  para que los mercados de acciones continuaran la fiesta alcista.

Una fiesta a la que, sin duda, también ha ayudado la reelección de la Sra. Lagarde como sucesora de Draghi al frente del Banco Central Europeo antes de que acabe el presente año- y que da una lectura de continuismo de política monetarias expansivas por parte de nuestra Institución Monetaria-, así como por el principio de acuerdo alcanzado en Japón entre chinos y estadounidenses, y que supone relajar algo las tensiones comerciales entre ambos países.

En definitiva, en las últimas semanas hemos asistido a un entorno financiero bastante “bullish” y de una intensidad como hacía tiempo que no disfrutaban la mayoría de los mercados, y todo ello gracias a un preacuerdo comercial y a unos bancos centrales con ganas de extender sus políticas monetarias ultra acomodaticias.

Sin embargo, para sembrar algo de dudas en torno al futuro, el buen dato de empleo en Estados Unidos (que fue publicado recientemente) ha supuesto enfrentarnos a dos realidades incontestables y, en paralelo, a una duda que puede inquietar el ánimo futuro de los propios inversores:

  • El primer hecho es que la economía estadounidense aún mantiene un tono y una fortaleza mayor de la que se había previsto meses atrás, aunque la inflación parece bajo control. En este sentido, la primera economía del mundo sigue creando empleo y, con ello, la confianza del consumidor de este país aún se mantiene en niveles elevados soportando su crecimiento económico. Es cierto que la debilidad de la economía mundial puede terminar afectando a la solidez de la economía de Estados Unidos. Pero por ahora, no lo ha hecho.

Fuente: yardeni.com

 

  • El segundo lugar podemos confirmar, de nuevo, la enorme dependencia que tiene la evolución de los distintos activos financieros a lo que digan y hagan los bancos centrales. La ortodoxia en materia de política monetaria no se cansa en repetir que lo que están haciendo estas Instituciones no ayuda más que a las “cigarras” económicas a costa de las sufridas “hormigas”. Sin embargo, nuestro papel como asesores financieros no está tanto en tratar de explicar a qué conduce tanta “barra libre” de liquidez sino en tratar de aprovecharla.

  • Y en tercer lugar, la duda que pudiera inquietar a partir de ahora a muchos inversores: cómo de contundente será la actuación futura de la Reserva Federal a tenor de los datos que vamos conociendo de la economía estadounidense. En este sentido, mucho se habla de los riesgos que supone la llamada “guerra comercial”, las tensiones geopolíticas mundiales (Corea, Irán,…) o el propio Brexit, pero para nosotros un riesgo a vigilar, y que no deberíamos subestimar, es precisamente si no se cumplen las altas expectativas creadas en torno a la actuación futura por parte de estas Instituciones Monetarias. Si al final “decepcionan”, podríamos asistir a un cierto repunte de volatilidad en los mercados financieros.

Por lo tanto, junto con el avance o no en las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos, los otros dos focos sobre los que aconsejamos centrar la atención para los próximos meses serán:

  1. Lo que efectivamente hagan al final los principales bancos centrales del mundo. De nuevo serán protagonistas a nivel de mercados de capitales y, en consecuencia, dependiendo de la música que toquen así bailará el mercado de una u otra forma.
  2. Los resultados empresariales en uno y otro lado del atlántico. Habrá que confirmar si la desaceleración de la economía mundial afecta a las empresas y, de hacerlo, es algo coyuntural o, en cambio, es más estructural y, por lo tanto, más preocupante.

Es cierto que la sensación que aún prevalece entre los inversores se parece mucho a cuando uno ha salido de juerga con los amigos y, cansado, decide retirarse “a tiempo”. Al día siguiente siempre hay uno de los amigos que te suele decir; “fue irte tú y comenzó lo mejor de la noche”. Por ello, la estrategia genérica recomendada para estos dos meses de verano es la de ser prudentes pero, como decíamos el pasado mes de junio,sin abandonar el terreno de juego”….no sea que lo mejor esté aú por llegar.

El suelo de los activos financieros de riesgo lo seguirá marcando la política monetaria acomodaticia que sigan los grandes bancos centrales del mundo. Sin embargo, la capacidad de mantener o no un buen tono en las bolsas y en los mercados de deuda en las próximas semanas dependerá tanto de la propia política (principalmente del estado de ánimo de Trump…aunque estando en “modo electoral” quizás sea un ánimo pro bolsas), y de la evolución de los resultados empresariales.

En consecuencia, y teniendo en cuenta todo lo anterior, la estrategia genérica que propondríamos en fondos de inversión desde Luna Sevilla Asesores Patrimoniales seguiría centrada en:

  • Deuda corporativa europea, de corto plazo y con muy bajas comisiones, que actúen como “reserva de liquidez” dentro de nuestro patrimonio financiero. En este sentido, y frente a la idea de mantener una gran parte de nuestro dinero inmovilizado en depósitos bancarios con nula rentabilidad, este tipo de fondos de deuda son una alternativa de inversión que ofrecen más valor sin asumir nivel de riesgo elevado.
  • Deuda corporativa europea de medio plazo que aproveche tanto el actual entorno desinflacionista en la eurozona como la posibilidad de un nuevo QE por parte del BCE.
  • Fondos con vocación de retorno absoluto pero que estén funcionando en todo tipo de entorno financiero. Hay grandes gestoras mundiales y determinadas boutiques nacionales que, de la mano de un buen analista financiero independiente, pueden ser localizadas para que aporten valor a una cartera de fondos.
  • Determinados mixtos de bolsa de perfil patrimonialista.
  • Y, si el perfil de riesgo del inversor así lo permitiera, fondos “puros” de acciones sobreponderando tanto grandes empresas orientadas al dividendo como aquellas pertenecientes a sectores más cíclicos. Asimismo, continuaríamos recomendando dar mayor peso a los fondos de acciones que miren al “Oeste” (hacia  Estados Unidos). Y, si el patrimonio permite una mayor diversificación, contar con determinados fondos sectoriales y temáticos.

Centrándonos ahora en cada una de las carteras modelo a las que nos referimos cada mes, ¿sugerimos efectuar algún ajuste en las mismas de cara a los meses de julio y agosto?.

En el caso del perfil  CONSERVADOR, y observando aún el viento de cola a favor de la deuda privada europea de medio plazo, proponemos reducir el peso de la inversión en fondo de renta fija de muy corto plazo con el fin de aumentar el peso de este tipo de productos.

De esta forma, la cartera modelo para este perfil quedaría estructurada de esta forma:

  • 20% en fondos de deuda europea de muy corto plazo.
  • Un 25% en fondos de renta fija europea de medio plazo tratando de aprovechar aún más las políticas monetarias expansivas procedentes de nuestro BCE.
  • 15% en fondos con vocación de retorno absoluto.
  • 20% en mixtos de bolsa de perfil patrimonialista.

En cuanto a la cartera modelo de perfil AGRESIVO, y de cara a Los próximos dos meses estivales, aconsejamos dos cambios:

  • Eliminar la inversión en renta fija euro de muy corto plazo con el fin de incrementar el peso en cartera de la inversión en fondos de deuda europea de medio plazo.
  • Reducir el peso del sector utilities europeo en favor de aumentar en peso de sectores más cíclicos de nuestra vieja europea y a través de un fondo de la gestora MFS.

De esta manera, la cartera modelo de este perfil agresivo quedaría integrada de esta forma:

  • 35% en fondos de deuda corporativa europea de medio plazo.
  • 10% en fondos con vocación de retorno absoluto.
  • 55% en fondos “puros” de bolsa en los que se sobreponderará la renta variable estadounidense.

(*) Reiteramos que el tipo y clase de fondo de inversión que podamos proponer para Vd. (renta fija, mixtos, bolsa…) siempre dependerá de cuál sea su perfil de riesgo, del horizonte temporal de sus inversiones y, por supuesto, de la coyuntura económica y financiera que se dé en cada momento. Una cartera asesorada por nosotros seguirá siempre las líneas generales descritas anteriormente, pero siendo totalmente personalizadas y, por lo tanto, tendrán en cuenta en todo instante sus propias singularidades y, lo que es más importante, cada vez que cambie el entorno de los mercados  o sus necesidades, nos adaptaremos a dichos cambios.

Para terminar, y un año más por las fechas en las que nos encontramos,  desearles un feliz verano y un merecido descanso. Y como reza una gran frase; “Camina con esperanza en tu corazón y nuca caminarás sólo”. Este es el ánimo de nuestro nuevo proyecto empresarial; que jamás camine sólo con sus inversiones. Hasta Septiembre!.

@LunaJoseM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.