Si esto es así, debiéramos asistir a un proceso de alzas desordenadas en Wall Street.

Si recuerdan, el pasado 13 de febrero escribíamos sobre los diferentes escenarios que manejamos para la renta variable estadounidense (ver aquí). Somos conscientes de que Wall Street se encuentra en subida libre (con todo lo que ello implica) como también el hecho de que nos podemos escudar en ello para nunca, concluir nada y ni mucho menos, hacer nada.

Quede claro que no buscamos un techo. Simplemente constatamos que hemos llegado a una Zona de Giro Potencial establecida meses atrás desde el entorno de correlaciones al haber vuelto el Índice de Semiconductores de Filadelfia a los altos del año 2000.

También sabemos que no ha habido por el momento procesos de ajuste. Ni de grado menor ni de grado mayor. Están pendientes siendo cierto que tarde o temprano, estos ajustes, se producirán.

Ya lo hemos comentado en varias ocasiones. Pero… ¿Qué significa haber alcanzado Zona de Giro Potencial? Esto no implica que vayamos a asistir a una mercado bajista, ni que las alzas hayan finalizado. No concluyamos lo que no es, Significa, que si ha de haber una ajuste/ corrección del último tramo alcista (el que viene desde febrero de 2016) debiera ser, más o menos desde aquí.

De hecho, llama la atención las fuertes ventas con las que ha reaccionado el Sox (semiconductores) desde la zona de giro potencial señalada; caídas del 10% (noviembre-diciembre 2017) y 13% (enero-febrero 2018).

Sox vs Nasdaq 100, gráfico diario

Si esto es así, debiéramos asistir a un proceso de alzas desordenadas inter índices. Entre índices tradicionales (DJIA y S&P 500) y/o entre la tecnología (Nasdaq 100, Sox, Nasdaq Composite) o entre unos y otros. Pero alzas desordenadas. A modo de ejemplo, nuevos altos del Nasdaq 100 no correspondidos por el Dow Jones de Industriales, o nuevos altos del Nasdaq Composite en divergencia con el Composite etc,

DJIA vs Nasdaq 100, gráfico diario