por

22/09/15

Tags:
, , ,

Sigue a Jose María Luna en:

Twitter Web

Fondos monetarios: seguridad… pero con algo de rentabilidad positiva.

La volatilidad ha sido la tónica dominante de los mercados en los últimos meses. Tanto la renta fija como la renta variable, han registrado fuertes fluctuaciones en sus precios provocando que, en tan sólo un par de meses, se haya perdido todo lo conseguido durante el primer semestre del ejercicio. Ante este panorama, los inversores han pasado de buscar alternativas entre los productos de mayor riesgo (al cierre del primer trimestre, las preferencias de los inversores iban hacia mercados de renta variable tan sofisticados como el indio o sectores como el de la biotecnología) a concentrarse de nuevo en aquellos productos que les ofrecen la garantía de su capital o, por lo menos, no perder mucho.

En este nuevo entorno de mercados, los fondos monetarios, productos que invierten en activos de renta fija con vencimientos a muy corto plazo, han sido uno de los vehículos de inversión que han recuperado el favor de los inversores. En agosto, esta familia de fondos registró suscripciones positivas por valor de 81 millones de euros, según datos publicados por Inverco. Y son ya tres meses consecutivos los que los monetarios han registrado entradas netas de capital. Algo que les ha permitido superar de nuevo los  6.900 millones de euros bajo gestión, nivel que habían perdido en febrero de este año.

Pero, ¿son realmente los monetarios una alternativa de inversión interesante en estos momentos? En realidad, actualmente, el único atractivo que presentan los fondos monetarios es la seguridad que ofrecen. Debido al tipo de activos en los que invierten, sus precios no suelen experimentar grandes oscilaciones posibilitando un crecimiento constante de sus rendimientos. De ahí, que el fondo monetario sea considerado como un buen refugio para gestionar la liquidez, en especial, tal y como sucede en estos momentos, se registran periodos de alta volatilidad en el resto de activos (renta fija con mayor duración, renta variable…).

Ahora bien, no siempre o, mejor dicho, no todos los monetarios ofrecen en estos momentos la seguridad buscada. La rentabilidad de los fondos monetarios está ligada al tipo de interés que ofrecen los activos en los que invierten (renta fija de muy corto plazo, repos, depósitos con vencimientos inferiores al año, etc.). Al interés aportado por las inversiones que forman su cartera hay que descontar las comisiones de gestión y depósito correspondientes. Y es en este punto, en las comisiones, donde está, en estos momentos, el gran problema.

Si a una baja rentabilidad del activo de referencia (inferior al 0,25% TAE en la mayoría de los mercados desarrollados), le restamos comisiones que en muchos de los productos comercializados en el mercado español superan ese rendimiento, lo que tenemos es un fondo que –aunque sí es verdad que no va a sufrir grandes oscilaciones en sus precios– no va a rentar nada o, incluso, puede entrar en pérdidas.  La rentabilidad media de los monetarios españoles en lo que va de año es del 0,03% y a doce meses, del 0,04%. La comisión media de gestión en estos fondos es del 0,5%.

Por ello, si siempre recalcamos que es importante valorar las comisiones que cobra un fondo antes de suscribirlo, en el caso de los monetarios es aún más importante. Las comisiones deben estar acordes con las inversiones que realizan los fondos y la gestión aplicada y en un producto como los monetarios, centrados en activos muy seguros y líquidos y en los que la gestión no suele ser muy activa, no es de recibo que se cobren comisiones que sean (en lugar de la evolución de los activos en cartera) las que lleven al producto a entrar en números rojos.

parking

En definitiva….Tenga algo de dinero aparcado como liquidez. Pero no tolere que dicho “parking” le suponga una rentabilidad negativa.

Mar Barrero y Jose María Luna

Deja un comentario